viernes, 20 de abril de 2018

Valientes Muchachos






https://www.laprensa.com.ni/2018/04/19/politica/2406201-en-vivo-protestas-contra-reformas-inss

El gobierno Chamuco reprimiendo al pueblo de Nicaragua.

"No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista"


¡Dios nuestro señor protege a estos valientes muchachos!


jueves, 19 de abril de 2018

Esa espada está hipnotizada

Esa espada está hipnotizada.
Y como nunca lo estuviera
soñando góticas batallas
en lo que se entiende caerá vencida.
Tenebrosamente afila,
aunque sin más razones,
lanzó un certero vistazo
como llamando a su muerte.
Miró en detalle, miró,
cuantos comprenden filo de bronce,
y fijamente miran al horizonte,
pomposamente torpe de justicia:
Esa espada que traspasaba más allá
y no quiere desandar súplicas
a entablar empate alguno
a lo que más bien piensa y
luego existe y yo cabalgando
con quien jamás luchó para nada
cuando era una verdadera espada,
si respiraba al paso de valentía,
porque su emoción era la armadura,
y yo era la embestida vertiginosa.
Ivette Mendoza 

De repente empezó

De repente empezó:
Unigénito cortesano,
pensativa bacteria,
avemaría, reverberación;
vilipendio, deslucido;
tornasol, venal,
trapacería, chafarrinada;
un patatús complicado;
tras de: deontología;
ladino, refractario;
malquerencia, abundante;
alternativo, prestigio;
melopeas de: Eneas;
virgen, germen, egregio;
orate, patochada;
diametral, piltrafa;
en medio de: infancias;
hielo seco, hechicero;
indeleble, crueldad;
entre: corneja, ábaco;
barbilampiño, garfio;
oportunista, vigorizado;
sine die, ubérrimo;
en torno de: abrótano,
alabastro, bombón;
alienígena, consocio;
armilla, andrómina;
mientras llegan: vesania
salga afuera para yo
quedar dentro.
Piérdase en la mente.
Me apoyo en el verde olivo.
Me sostengo en los brazos
de la liberación a no quedar
presa en las cárceles de
tus ojos.
Ivette Mendoza

miércoles, 18 de abril de 2018

Raymundo del mundo

Raymundo del mundo 
aventurero errante 
rey del mundo 
carro sin timón.
Junto al mundo y solitario.
Junto a luces y oscuro.
Junto a mujeres y sin corazón
Junto a la razón y dundo.
Ivette Mendoza

Amor romántico y de golondrinas

Amor romántico y de golondrinas
con las flores de topacios alejandrinas.
Voy diluida en una lágrima de Dios,
espero la inquietud en el adiós.
Latido de los siete mares
en las ramas de azahares.
Como el clavel
que se enrojece así mismo, para él,
un tanto así.
Un tanto así,
en el círculo añoso
la fronda de cristal gira amorosamente.
Así,
escuchando el cántico ilustre del pájaro filial,
viviendo en el misterio de su selva,
soñando dentro de sus hojas dormidas.
Ivette Mendoza



martes, 17 de abril de 2018

El otoño está en la obsesión de la ilusión

El  otoño está en la obsesión de la ilusión,
la primavera en cambio en su júbilo ansía
ser la fragante quimera de toda estación,
el otoño solo es un cuerpo que desvaría.

Corazón amado y trocado del nuevo día,
día de ansiar y sollozar en largo invierno,
en cuyo frio sostuvo a Dante en el averno
y el fuego se atizaba aún más cuando él reía.

El verano intuía un castigo que era extraño;
nacía de sus ojos el mal del pensamiento
pero decía que era la salvación de un hermano.

Otoño, primavera, invierno y verano,
que hay en las estaciones que es tormento,
¿Es acaso la fortuna que se escapa de mis manos?
Ivette Mendoza

Viste la blanca noche candor y opresión

Viste la blanca noche candor y opresión
viste elegante en su vestuario de salva,
vestuario que por dondequiera refleja el alba,
en la cual agujas e hilos costuran su emoción.

Grito ensordecedor de paciente tropiezo
me busca cuando toda ilusión se admira,
de paso sangra reclamando su embeleso,
y en mi pecho se abre con el nombre, Sira.

Credo de la piedra blanda acogiese con dolor,
su ahínco de clavarse en el recuerdo y el latido
junto la gaviota en su goce íntimo de amor.

En sus alas comenzaba el viento redimido
en un intento de salvar su mustio candor
¿Qué más deja cuando el tiempo se ha ido?
Ivette Mendoza


lunes, 16 de abril de 2018

Madroño corta un botón plateado

Madroño corta un botón plateado
el guarda ruedo de antigua plástica
y plancha el nudo en rosa ciaboga.
El tenso popote cauto asusta justo,
su mandril prospera adentro contento,
lo ama una muchacha sacuanjoche.
Sin saber su nombre gallo pinto pinto.
Era la mera era de los años setenta.
A ciencia cierta ya no puede aromarse.
Madroño cierto huerto paz y avestruz
tan de reojo mira solo la flor que aparece
que yo te pruebo de la Rolter al alma.
¿Quién lleva el robusto molde del muchacho?
Ivette Mendoza

Persigo el camino del manantial refulgente

Persigo el camino del manantial refulgente,
me lleva y me moldea hacia la delirante alegría
y me conduce a beber el elixir de tus labios,
por su vehemente savia, por la raíz del tiempo.
Pensamientos propicios del manantial eterno,
persigo el dictado del espíritu en su línea
transparente; la cicatriz imperfecta donde  
se devela en fuegos: los amarillos resplandores,
donde la razón es el agua de acelerada revelación.
El fin de la  soledad como el inicio de la vertiente encendida
en un corazón enamorado.
El agua del delirio, la sima del martirio,
el símbolo de la gaviota blanca, son mis ansias
el crepúsculo olvidado, la válvula de escape, quizá.
¿Dime que en el sendero del manantial refulgente
alguna vez te acordarás de mí?
Ivette Mendoza