jueves, 10 de julio de 2014

Ah, Nicaragüita


¡Ah, mi Nicaragüita!
Eres mi amor
En trono de matrona!

Te amo
Te amo en la vastedad de vientos,
Cielos y mares.
Amo el abrasante fuego que ilumina tu destino.
Amo tu ígnea cabellera de lagos y volcanes
Donde tu femenina voz se hace resonar.
Amo la fuerza heroica que exhala de tu pecho
Cuando la libertad te la arrebatan.
Amo la forma en que me has tocado
Envolviéndome en tu aroma de sacuanjoche
Desde mi corazón hasta mi alma.

De tus ojos tropicales, estoy embelesada
Locamente embelesada
Y en esta larga y distante ausencia
Mi amor por ti es miel en las colmenas
Mi amor por ti corre dentro de mis venas
Y a ti me encadena.

Contigo atada estoy,
Mi amor
En trono de matrona.

Ivette Mendoza
2014
Gracias Gioconda Belli
¡Ah, Nicaragua
vos sos mi hombre
con nombre de mujer!

Me gustás.
Me gustás en toda tu extensión de selva,
de valle y montaña.
Me gusta tu calor y cómo reverbera el sol en tus caminos.
Me gusta tu enorme pecho verde y erizado
donde oigo tronar magma y volcanes.
Me gusta el ruror que repira tu cielo
cuando llueve y empapa.
Me gusta esa manera en que me has poseído,
llenándome de grama, de dolor y de risa
de los pies hasta el pelo.

Estoy enamorada de vos,
perdidamente enamorada
y si te he dejado no es por mucho tiempo,
no es para olvidarme de limas y cadenas,
no es para olvidar lo que no hay que olvidar.

¡Yo estoy con vos, mi Nicaragua
                                             mi hombre
                                             con nombre de mujer.