viernes, 11 de julio de 2014

Ayer

Ayer eras nomás
Un espartano derrotado y desguarnecido
Ondeando en océanos penumbrosos
Y mis párpados desde la cumbre del Olimpo
Contemplaban
Tú sangrante flecha y escudo
Que al clavarse en mi mirada
Despertaste del belicoso sueño
Y como un heroico guerrero
Lanzaste la flecha en mi corazón
Al igual que Cupido
Hasta que el campo de batalla
Se transformó en un novelesco y afrodisíaco
Lecho donde tú y yo hicimos el amor.
Ivette Mendoza
2014

Gracias Gioconda Belli
Anoche


Anoche tan solo
parecías un combatiente desnudo
saltando sobre arrecifes de sombras
Yo desde mi puesto de observación
en la llanura
te veía esgrimir tus armas
y violento hundirte en mí
Abría los ojos
y todavía estabas como herrero
martillando el yunque de la chispa
hasta que mi sexo explotó como granada
y nos morimos los dos entre charneles de luna.