domingo, 13 de julio de 2014

Baile Cósmico


Yo aquí: Panda entre los tallos de bambú
Mi lecho de rocas empinadas,
Paraíso censurado encendido y misterioso
Donde retozo dentro de la foresta de la luz,
Fotones atiborrados de ideas rutinarias
¡Quiero dialogar! Hundirnos dentro de la consciencia cósmica.
Transferir a cuántica cadencia la efervescencia de la risa,
Reverenciar el pensamiento en su atómica ondulación.

En el intrincado artilugio de los hechos y el tiempo
Vislumbro un mundo divinizado en mí,
Alfa y Omega. Donde el oceánico magnetismo mana
Con el furor de mi existir, la tierra es la puerta
Donde mi cuerpo llega a vibrar cuando inhala
La primera delicia del viento.

Jamás
Entre los tallos de bambú
Habían sido los Pandas tan tersos, tan lanudos y traviesos
Tan geniales y lustrosos
Y siempre ha sido cierto lo que el Génesis dice:
Hágase la luz y la luz se hizo.
La creación nos ama y nos conmueve. En el enigma del átomo,
El amor, la luz, y el panda-yo,
Danzamos apasionadamente como uno
En la danza cósmica de relámpagos,
Melodías, matices, colores y sueños.
Ivette Mendoza
2014



Gioconda Belli
Gozos Cibernéticos


Aquí estoy: venada sobre el pasto azul.
Los horizontes son planos luminosos
por los que cursan ríos secretos
arroyuelos por donde corren inquietas descargas eléctricas
-cifras digitales preñadas de cotidianos pensamientos.

Podemos hablar. Zambullirnos en formas geométricas.
Traspasar a conductores minúsculos el gesto de la risa,
acariciar las ideas en su incesante movimiento.

En el misterio interior de la máquina
imagino una ciudad donde soy oráculo y diosa,
principio y fin. Donde la electricidad fluye con mi deseo de vivir
y el ordenador es el puerto hacia el espacio
donde mi cuerpo es el palpitar del cursor
que se agita imitando la frecuencia de mi aliento.

Nunca antes
sobre el pasto azul
han podido ser los venados tan juguetones,
dúctiles, ubicuos.

Y nunca fue tan cierta la misteriosa frase de la creación:
En el principio era el Verbo.

Mi palabra te lleva y te trae. En el misterio del uno y del cero,
danzo para vos
este canto de gozo cibernético.