miércoles, 16 de julio de 2014

Caminata


Mi larga caminata,
La noche larga ciega del encuentro.
El humo campanario, que con la sarna
De las penumbras resuenan
Los secos desiertos.

Cada soledad descubre su íntimo
Paso, cada paso descubre su
Punto inicial.

La sombra me enturbia a donde
Me dirijo, sé que voy a buscar
La grisácea lluvia empantanada
Que en un hueco inmóvil de la memoria
 Había olvidado.
Riberas de abismos, antesalas
De las ciencias y las sospechas,
Y mí engañada persistencia me llevan
A su esclavitud desatada.
Las visiones se mueven sobresaltadas,
Pero nada aclara el instante.
Pasos que doy con las manos vacías,
Vueltas alrededor de la palabra con el rumor
De un falaz castigo.
Estoy en la condición de sintonizarme
Sin el hormiguero encadenado.

Ivette Mendoza
2014