sábado, 26 de julio de 2014

Fantasma

La noche que espero tiene
Un cuerpo fantasma
Con alas pequeñas
Que espantan los días
Indecisos y luego se
Recuesta en su sombra
Callada.
No son ilusiones las mías,
Ilusionar es también
Un fantasma que me persigue
Por mis huellas demacradas.
Pero él no puede caer por
Su propio peso, sólo cae muerto
De risa, o sumido al aullido
De sus propio espanto.
En los huecos de su insaciable
Memoria hay pedazos de
Nebulosas, por eso asusta y
Se burla de mí.
Lunas nacen  en
Busca del origen de su verdad
 Pero en su desterrada cordura.
El fantasma no tiene vocablos
Solo dolor donde habita
En un rincón eterno
Presintiendo que el mundo
Entero es también
Fantasmagórico.
Ivette Mendoza
2014