lunes, 14 de julio de 2014

Mujer


Ha venido del cielo
Una arcilla en rosa
Llamada mujer,
Una rosa cautiva y hermosa
Curveada y delineada
Por Dios y el amanecer.
Su cuerpo se talla del sueño
Y del misterio que solo una mano
Divina lo supo hacer dando
El relieve de su perfección y su
Continuidad.
Cómo se enciende
La viveza de sus ojos,
Cómo ondea su pelo,
Cómo florece de ideas,
Son soplos de amor
De una sangre mortal
Que corre dentro de una figura
¡Oh Dios bendice este sexo!
Hecho de fuego,
 Aire, agua y arcilla,
De labios dulzura
De vientre de tierra
De pechos de soles
De poderosa ternura
De mirada humana,
Que claridad de seda
Bruñe su rostro.


Ivette Mendoza
2014

Gioconda Belli
Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.