viernes, 11 de julio de 2014

Te amo como conejita mimosa saltarina

Te amo como conejita mimosa
Piernas saltarinas
Silenciosa dentro de tu animado corazón
De este romance-yerba
Terso
Cargado de zanahorias
Ante el alba verdosa
Y un par de conejos románticos
Besándose en la arboleda aroma de manzanillas
Acariciándose despabiladamente,
Mirándose a los ojos hipnóticamente
Hasta perder sus cabezas.

Te amo como conejita mimosa
Y me persigues ansioso
A toda velocidad
En el área de recreo de Playboy,
Este romance que salta
Que germina de lluvia-conejo
De fecundidad
Condena a vivir perseguida
Abrigada y mimada.

Te acaricio estimulada
Saltando en patios silvestres,
Retozando,
Corriendo,
Moviendo nuestras narices,
Triturando el césped
Encendiendo un vela para estudiar
Revistas de maternidad
Para saber controlar la natalidad.

Ir a comprar a Victoria Secret
Lucir sexi
Antes de hacer el amor.

Ser una conejita modelo de Playboy
A toda hora
En la sala
En el lecho de amor
En el jardín cuando haga calor.

Colas y ojos moviéndose de entusiasmo
Charlando
O disfrutando una película
Que relate aventuras de amor.

Te amo como conejita mimosa
Sensual  vestida de rojo
Para lucirte mejor
Como coneja, Ivette
Te amo.
Ivette Mendoza
2014

Gioconda Belli
Te amo como gata panza arriba

Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula
violento,
lleno de zapatos
como una noche de luna
y dos gatos enamorados
discutiendo su amor en los tejados,
amándose a gritos y llantos,
a maldiciones, lágrimas y sonrisas
(de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría).

Te quiero como gata boca arriba
y me defiendo de huir,
de dejar esta pelea
de callejones y noches sin hablarnos,
este amor que marea,
que me llena de polen,
de fertilidad
y me anda en el día por la espalda
haciéndome cosquillas.
No me voy, no quiero irme, dejarte,
te busco agazapada,
ronroneando.
Te busco saliendo detrás del sofá,
brincando sobre tu cama,
pasándote la cola por los ojos,
te busco desperezándome en la alfombra,
poniéndome los anteojos para leer
libros de educación o del hogar
y no andar chiflada y saber manejar la casa,
poner la comida,
asear los cuartos,
amarte sin polvo y sin desorden,
amarte organizadamente,
poniéndole orden a este alboroto
de revolución y trabajo y amor
a tiempo y destiempo,
de noche, de madrugada,
en el baño,
riéndonos como gatos mansos,
lamiéndonos la cara como gatos viejos y cansados
a los pies del sofá de leer el periódico.

Te quiero como gata agradecida,
gorda de estar mimada,
te quiero como gata flaca
perseguida y llorona,
te quiero como gata, mi amor,
como gata, Gioconda,
como mujer
te quiero.