jueves, 21 de agosto de 2014

Danza la sombra


Esencia de llanto, gotas de lluvia
En el ojo del cristal prístino
Que con furia su brillo va,
Danza la interminable noche alameda.

Un giro hacia al amaestrado infinito,
Por cuyo deseo pasa el verde
Semblante de una hoja en llama,
¡Ah, la luz de sol rutilante!

Un astro mece mis huellas para
Luego lavarlas en la líquida contemplación
De la espera en su plenitud bonachona.

Los días arrasan las melodías de los cuerpos,
La danza es la sombra de mi sombra
Que chilla y revienta entre
Indescifrables verdades
Y claras preguntas.

Ivette Mendoza
2014