miércoles, 10 de septiembre de 2014

El niño interno

Del corazón en el valle sombrío
De un ser tal vez abandonado
Lloroso y cubierto de lágrimas
Veíase su rostro.

¡Cuánta sonrisa soñaba en su espíritu
Como la mariposa sueña en el
Capullo esperando el favor del tiempo
Que llega brotarla!

¡Ah, comprendí cuánto tiempo el júbilo
Así dormita en los rincones del alma
Y la pequeña voz de un niño, espera
Que aliente, y susurre, alégrate y sonríe!
Ivette Mendoza
2014

Rimas y leyendas
Gustavo Adolfo Bécquer
XIII

Del salón en el ángulo oscuro,
De su dueño tal vez olvidada;
Silenciosa y cubierta de polvo
Veíase el arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas,
Como el pájaro duerme en las ramas,
Esperando la mano de nieve
Que sabe arrancarla!

¡Ay pensé cuantas veces el genio
Así duerme en el fondo del alma,
Y una voz, como Lázaro, espera
Que le diga, Levántate y anda!