domingo, 7 de septiembre de 2014

Sueño ensueño

Brillante deambulaba en el cielo
Una estrecha luz
Que entró en mi pecho
A través de un tragaluz.

Yo no me daba cuenta
Hasta que perdí la cordura
Mi corazón se llenó de amor y ternura
Y mi alma hambrienta
Hoy yace contenta,
Con su mirada profunda,
Con su corazón de aura rosada
Que la lleva aliviada
Bajo los pudorosos rayos del sol,
Y me di cuenta que:
El sueño es un majestuoso ensueño y
Esta realidad es una falsedad
Que solo recuerda
La luz apagada.
Ivette Mendoza
2014