miércoles, 5 de noviembre de 2014

Espada

Una espada de hierro,
Puntiaguda, filosa y terca,
Se blandía en la era medieval
Y sembró sufrimiento.

¡Oh, brioso apunta caballero!

Se imponía, defendía,
Cambió la vida
Retrocedió, avanzó
No era igual.

Todo escrito con sangre está
Y queda su tétrico suspiro
Ante un sol que
Entre cuatro puntos
Cardinales se ha desvanecido.
Ivette Mendoza
2014