viernes, 28 de noviembre de 2014

LLueve copioso

El vuelo de aves encausa la paz
Y en una fugaz pasión del cielo
Adornan y encienden de luz
El universo y la tierra de ensueños.

¡Oh tierra!
Iluminada, engalanada de placeres
Floridos, cósmicos y brillantes
Nadie mira la fuente oscura
Ni el resplandor incierto
De la enmohecida gruta.

Ya no es la tierra del descuido,
Ella surge al manantial armonioso
De verdor y brisa donde llueve
Copioso el canto y la risa.
Ivette Mendoza
2014