lunes, 19 de enero de 2015

Miedo

Desde el turbio cristal,
Pensativo y desafiante
Dobla el crujir de las olas
Frente a la llama del olvido.

Se apaga el fuego, se apaga
Bajo las espumas efervescentes
Y mi bruma y tus memorias,
Y todas las cosas
Se borran
Por el tiempo conjugado.

Mis lágrimas se ocultan
Al otro lado de mi sombra,
Y yo
Presagio un precipicio
Hondeado con deseo de llanto
Y nada puede consolarme
Porque a donde vaya y este
Siempre me persigue
El espectro de tu presencia
Y un miedo por las noches.
Ivette Mendoza
2015