jueves, 29 de enero de 2015

Tu nombre

Recordado por el tiempo
Tu nombre suena
Y aunque a veces clama alegrías
Interpreta y derrama desesperanzas
El acertijo de la desventura.
Tú al pensar un poco descuidado
Nombre con nombre
Jugando con fuego,
Tu corazón se hace intransigente
Como un cataclismo en el vacío,
Con un entorno de llanto,
Por eso
Todo muere al suspiro declinar
Por la red oscura,
Por el horizonte oculto y
Mi alma sin saberla explorar.
Pero en el fondo de la tormenta
Hay semillas que fecundan
Y aunque sea en una débil envoltura
La aurora no me sabe abandonar.
Ivette Mendoza
2015