jueves, 12 de febrero de 2015

Fría Mirada

Una noche de mirada congelada
En la que se confabula con el silencio.
Tus párpados mientras más fríos más lejanos
Sin frenar el duro encuentro.

¿Para qué pienso en este instante?
Porque no quiero ver morir el amanecer
Con lágrimas en su helada melancólica
Que sin brillo cae oscuramente.
Tal vez pueda retornar el viejo destino
Y dar nuevas campanadas olvidado
Por la indolencia.

Vacía la mirada, cerca del cansancio
Sin lírica romántica, hecha de angustia
De llama asfixiada, con furia y desesperación.
Se da a saber, como el aburrimiento mismo
De extraños olores y ojos de indiferencia
Y nada sustenta su llegada.
Ivette Mendoza
2015