lunes, 9 de marzo de 2015

De carne o sombra

Esta soy de carne y hueso
Y donde alcanza mi memoria
Me detengo
Frente a la puerta de la vida
De un misterio.

Cada pasillo una luz
Cada luz un poema,
Yo quiero recoger palabras
Aun dentro de sus fragilidades.

Mi reflejo arrinconado,
El sonido del silencio
La mano invisible que me saluda,
Junto a la paciencia de insistir,
Para ver si llega;
En letras
O en palabras
Insisto e ínsito y luego existo.
No es fácil olvidar que uno es de
Carne y hueso,
Y todo para que llegue un poema
De la nada.

Dicen que:
Tras ese rincón llega ese poema
Que se dicta entre las sombras,
¿La sombra del poeta y yo?
Ivette Mendoza
2015