martes, 10 de marzo de 2015

Ser fuego

Un ser fuego como tú.
Dios de un relámpago
Con el alma luz
Con la mirada fija
Y el corazón tierno que
A la medianoche:
Nunca dice adiós
Ni se niega a la pasión.

No a la bravura de una espina
Que en la sangre pude ser necia
Pero en carne y fuego, disfruta.

Me refugio en la oleada de amores
Que deja la frescura de tus besos
Y con el anhelo y la confianza
Se afianza.

Un ser fuego como tu
Ilumina la travesía del mañana
Y es la dicha de mis días
Junto al brillar de los albores.
Ivette Mendoza
2015