miércoles, 20 de mayo de 2015

En cualquier momento

En cualquier momento suenan las roconolas de las cantinas del
Mercado oriental. En su trono Poncio Pilato rodeado de cepillos.
Hay música en el Carmen, Daniel está contento.
En cualquier momento pueden reunirse los del CPC
Y los chismes llegan bien directo a la primera dama.
En cualquier momento cambian a su gusto la Constitución
Con ayuda de otras aves rapaces.
Y se cubren las mentiras. Una nueva ley que los beneficia se dicta.
En cualquier momento la constitución puede entrar en agonía.
Es el momento de cavilar y hacerse el dundo por si alguien pregunta.
Afuera el Cenzontle canta melancólico con sus alas rotas
Bajando a la tierra. Es el momento de la oscuridad.
Y la chayo en sus ritos esotéricos clama a Dios y clama al diablo,
Mientras otros siguen de brazos cruzados.
Ivette Mendoza
2015

Inspirado de poema de Ernesto Cardenal
Es la hora en que  brillan


Es la hora en que brillan las luces de los burdeles
Y las cantinas. La casa de Caifás está llena de gente.
Las luces del palacio de Somoza están prendidas.
Es la hora en que se reúnen los Consejos de Guerra
Y los técnicos en torturas bajan a las prisiones.
La hora de los policías secretos y de los espías,
Cuando los ladrones y los adúlteros rondan las casas
Y se ocultan los cadáveres. Un bulto cae al agua.
Es la hora en que los moribundos entran en agonía.
La hora del sudor en el huerto, y de las tentaciones
Afuera los primeros pájaros cantan tristes,
Llamando al sol. Es la hora de las tinieblas.
Y la iglesia está helada, como llena de demonios,
Mientras seguimos en la noche recitando los salmos.