martes, 19 de mayo de 2015

Sálvate


Desafortunado el hombre que repite consignas del partido
Que asiste a los discursos
Que come en el mismo plato con los ladrones
Que anda del brazo con comandantes dictadores
Desafortunado el hombre que pertenece al consejo del poder
Ciudadano
Que denuncia a su vecino
Desafortunado el hombre que los escucha por televisión
En sus tarimas
Y cree en sus diatribas
Será como un cactus en medio de un rosal.
Ivette Mendoza
2015




Inspirado de Salmo I
De Ernesto Cardenal

Bienaventurado el hombre que no sigue las consignas del Partido
ni asiste a sus mítines
ni se sienta en la mesa con los gánsteres
ni con los Generales en el Consejo de Guerra
Bienaventurado el hombre que no espía a su hermano
ni delata a su compañero de colegio
Bienaventurado el hombre que no lee los anuncios comerciales
ni escucha sus radios
ni cree en sus slogans.

Será como un árbol plantado junto a una fuente.