martes, 23 de junio de 2015

No es juego

Los sacos de algodón, los cantos pueblerinos
La vida que habla de los polvosos caminos
Aun no son derrotados los campesinos.

Se les humilla,  se les inculca un falso credo,
Callos llevan sus manos, dolor en sus dedos
Pero en sus rostros no muestran miedos.

Por estos y por aquellos el hambre es aflicción,
Por estos y por aquellos esa hambre es un don
Donde los lleva a una nueva lucha y reflexión.

Los hacen caer de rodillas, los quieren ver ciegos,
Pero no llevan los insanos genes de volverse borregos
Porque al decir verdad el tomar el fusil no es juego.
Ivette Mendoza
2015