martes, 7 de julio de 2015

Algunas veces


Algunas veces era tan sencilla que me llenaba
Los bolsillos de amor.

Siempre me imaginaba tener el cabello de
Colores así pensaba que era la vida hasta que
Conocí la religión, cambié de idea.

Solo un hombre me ha amado y se está
Oscureciendo conmigo.

Se han apagado sus besos al paso de los
Años, ya no son aquellos que sabían
A aguardiente emocional.

El mundo demanda de todo, nalgas postizas,
Tetas siliconas y yo aquí solitaria en este
Parque envejeciéndome contemplando una flor.

Miles de cosas nuevas que se han creado
Y ninguna trabaja. Hay más muerte
Que estrellas.  Mi más optimista ilusión.

Tenía mi amor un deseo tan celestial
Que cuando empezó a leer la Biblia
Le llegó la muerte a su alma.

Un hombre es admirado, alabado
Por su aspecto irreal y yo sensual
Como todos los días.

Conóceme de verdad conóceme
Deja de ver como carne de encantos
Con  solo mis besos conocerás mi
Paraíso inmortal.

 Ivette Mendoza
2015