miércoles, 22 de julio de 2015

Mi vecino

Tan flaco como una espiga pero cuando abre la boca
Con un poco de su esencia puede volver loco a los demás.

De una moriña contagiosa se levanto mi vecino
Mas hecho gallina que gallo porque no canta por
Las mañanas.

Hoy necesito más fuerzas y me he dado hacer una
Sopa de mariscos, de esas levanta muertos y un
¡Dios mío! Saldrá de mi boca liberándome de un
Tigre que en mis entrañas me ata.

A veces frente al computador tengo la mente vacía
Pero empiezo a tomarme una taza de café y las ideas
Me empiezan a picar como pulgas y me rasco
Y después ando con las cholladuras.

Se oyen ruidos extraños en la casa,
Se cae el salsero, se caen los platos, se cierran y
Abren las puertas, se caen las palas pero
Ya fui averiguar y es el mismo vecino que con
Su voz de parlante hace vibrar las cosas, pobre su
Mujer, él siempre está hablando como si está dando
Una charla en la universidad.

Ayer me lo encontré y me le corrí pues no tenía
Animo de quedar sorda además que pareciera
Que lleva una cuerda en la garganta que por
Nada del mundo para de hablar.
Ivette Mendoza
2015