lunes, 13 de julio de 2015

Pan de arcoíris


La vida florece por las venas de alma y
Sueña con morir en el cálamo de su sombra.

Aún sentía la suavidad de tu
Rostro en la última esquina del viento.

El vientre inventa la danza,
La noche pone su ritmo debajo mi almohada.

En los labrantíos de las voces
La religión es un dogma de melancolía.

Me arropé en tu sombra
Y hoy te recuerdo perenne y galán.

Henchida de amor y lluvia, ninfas
Extienden sus brazos para mojarnos de misterios.

La luna silvestre fue hecha solo para enamorados.

El amor es la gasolina del corazón.

El sol es la fuente por donde brillan nuestros sentimientos.

La primavera es la fortaleza del tiempo.

La lluvia es el semen y lágrimas que derrama Tláloc.


Ivette Mendoza
2015