martes, 14 de julio de 2015

Tierra primorosa

Asciende el día  paulatinamente,
Empieza aparecer el refulgente sol
Entonces sus rayos vienen  a iluminarlo todo
Y bajo la aurora lavanda la tierra aparece.

Hay en su vientre floridos amaneceres
Por lo tanto los campos se cubren de flores,
Antes que nada así es la tierra más flores
Que arcilla, más arcilla al viento.

En su pecho lleva sus traviesos secretos,
Obviamente va alegre en su plenitud de mujer,
Destella brillo en su piel que ciegan los ojos
Como resultado puedes ver su verdor perene.

Ella no se agota jamás, bebe del manantial
Del tiempo hasta quedar satisfecha,
Aunque tranquila, silenciosa, nos trae
El terso perfumando fulgor primaveral.
Ivette Mendoza
2015