martes, 28 de julio de 2015

Todo nuevo puede ser extraño


Todo lo nuevo puede ser extraño,
La tierra luce sin luces
Y con su semen pensante
Los rayos recónditos del sol paleolítico
Desharán la niebla esta noche.

Seré la dueña del mundo
Lo sentiré en mis entrañas,
Tendré en mis manos las estrellas,
Saldré invicta de la edad de la angustia
Y humedeceré sus secas grietas.

Caminaré por mis propias huellas
Sin ningún dogma fanático que
Me guie.

Y retoñaran luciérnagas como
Una onda de fuego besando a
La tierra sus labios de ave silvestre.

Ivette Mendoza
2015