sábado, 8 de agosto de 2015

Aun así

Puedo palpar
Tú sombra.

Sentirla
Muchas veces
Como tu
Verdadera presencia.

Aun así:
Mi corazón
Continúa
Llorando.

Hay medusas
Despiertas
Que con su
Veneno
Intoxican
Nuestros
Amaneceres.
Ivette Mendoza
2015