sábado, 15 de agosto de 2015

Los ríos


Los ríos
Que desembocan en el mar
Sin muros,
Sin callejones,
Sin portones
Se crearon a mis pies
Imaginándolos con una vela encendida
Se barre la arena y empiezo a sentir
La fresca carnosidad del tiempo.

Ese tiempo grato que con la divinizada
Espuma va ungido con la esperanza de encontrar
El deseo paliativo de mis labios.

Mis labios unidos en presagios de gaviotas hurañas
Necesitan besar, cuanto más gaviotas mejor
Porque respiran el aire de lo imposible
 Y la madre naturaleza se me acerca
Y me quiere abrazar.
Ivette Mendoza
2015