sábado, 15 de agosto de 2015

Me quieren, no me quieren


Me quieren, no me quieren
No importa, lo importante es
Amar más que ser amado,
Solo así atesoro la fortuna
De la vida afrontándola sin miedo.

Sumerjo de la luz siguiendo
La senda de mi verdadero ser
Sin recordar el cuchicheo de la
Lenguas.
Danzo contenta en lugares
Donde nadie me conoce por que
Al fin de cuentas la vida se
Resume en una danza solitaria
Que busca descifrar nuestro
Propio universo.

Amando, creciendo, disfrutando
Así palpita el mundo en mí
Donde voy acariciando los
Paisajes frondosos que soplan
En mi cercanía satisfechos.

No es orgullo, no es prepotencia es que
Yo busco la paz dentro de la ternura azulada
De las flores, en el trino de pájaros
Anunciando mis días venideros,
En el murmullo de las aguas de un río
Que me saca del dolor y la rutina.

Y cuando camino por el denso Vancouver
 Me detenga a respirar el aroma salitre del mar
Hasta llevarme al sueño dorado del amar.

Ivette Mendoza
2015