lunes, 10 de agosto de 2015

Seguiré

Un país que sueña revienta
En versos luego amanecen
Los rostros tatuados en letras
Y se bañan en aguas inspiradas.

La lluvia humedece mis suaves
Contornos y se cultivan corales
Marinos que hoy van pegados
A mis ojos.

Soy de la generación del setenta
Olor a paz y amor hecho de
Flores y música donde el mundo
Entero ignoraba la muerte y amaba
Hacer el amor.

Huyendo de ti me fundo dentro
De un bello paisaje no porque tenga
Miedo, no porque sea orgullosa
Sino porque la naturaleza me acepta
Sin fisonomía.

Seguiré la ruta de alma reconfortada,
Mi viejo yo se hunde en una enmohecida
Marea. Como resultado
 Me devuelve un estallido de paz primaveral
Donde puedo recorrer sin dificultad
Los laberintos de la vida.
Ivette Mendoza
2015