domingo, 27 de septiembre de 2015

Un tirano mundial

Todo tirano mundial cava su propia tumba
Los ojos los han visto pasar en silencio.

¡Ah, te queda muy grande el sombrero!
Pero bien la lengua para cualquier discursillo.

Tú eres la niebla que abona la tierra.

Cuanto pensar se pierde adulando al tirano.

Las mejores torres comenzaron a derrumbarse
 De palabras.

Cada uno es un clon del camaleón humano.

Donde la palabra fracasa se soluciona con guerra.

Representar sentimientos que jamás tuvo.

Cuántas gargantas, cuantas bocas necesitará
Para tirarse un discurso trillado.

Se le meten pajaritos en la cabeza y luego
Dice que dioses le hablan.

El poder es la bestia apocalíptica 666
Que comienza saboreando las mieles
Y termina colgado en alguna plaza.

Ivette Mendoza
2015