domingo, 13 de septiembre de 2015

¿Y qué más quieres?

Olvidar puede ser la medicina.
Una estrategia diferente
Que golpea directo al corazón
Ante alguien que no entiende de razón.

Las palabras quedan circulando por el aire.

Me duele tanto el desamor que aquí me tiene varada.
Quedo enterrada en angustia cuando no sabes escuchar.

¡Por Dios! Desempolva el orgullo.

Tus demonios necesitan un toque de agua bendita.

Dinero, dinero, dinero ¿y qué más quieres?
Te he regalado el paraíso y aun no estás contento.

Amor mío,
Arribaré a tus sueños para darte unas sesiones de exorcismo.

Ivette Mendoza
2015