viernes, 11 de diciembre de 2015

Cae despacio

Ha caído partido
El limón del limonar,
Ha caído rezando una
Plegaria con un sueño
De frutales encendidos.

Me atrapas te atrapo,
En el vaso sumergido
La verde savia humectada.

Me bebes te bebo
Tú esencia encantada, y
Se desencadena una leyenda
Que hacía tiempo había
Leído.

Cae, cae despacio
Al gravitado agridulce
De mi espacio,
¿Para qué te quiero en los
Ramales?
Cae, cae despacio, en mí
Con misterios encerrados.