jueves, 10 de diciembre de 2015

Déjame arrebatarte

Déjame arrebatarte ese beso que llevas
No en los labios, sino en el corazón.
Cada beso será un beso amalgamado
Que suspira con la ilusión.

Déjame arrebatarte ese beso que llevas
No en los labios, sino en el corazón.
Porque Dios y nadie más que Dios exige
Esta centelleante unión.

Déjame arrebatarte ese beso que llevas
No en los labios, sino en el corazón
Antes de ver el amanecer,
Antes que tienda a palidecer.

Déjame arrebatarte ese beso que llevas
No en los labios, sino en el corazón, que entre
Cambio y giro será el alba de mi razón.
Ivette Mendoza
2015