viernes, 25 de diciembre de 2015

Fue no más un cerezo

Fue no más un cerezo.
Fue no más un broche rojo, alondra y gorrión,
Suave plumaje, enfrutado pico.
Mansa añoranza.
Fue y solo fue al sentir su carne,
Desnudado saber, excesivos ojos.
Verdad,  dispersa con el tiempo
Verdad siempre.
Ahora vuelo y sabor
En un raudo instante
Y los estallidos de afectos que en mi dejó
El broche de pájaro cerezo
Desde hoy domina su cuerpo monocromado.
Ivette Mendoza