jueves, 24 de diciembre de 2015

Y el candelabro encendido



Y el candelabro encendido iluminando con
Lágrimas de cristal o talvez de porcelana azul.

Las mesas de mármol sobre un piso enajenado,
-Desconfiadas- y sus lenguas con escalofríos
Rechazan el gemido de la madera.

Acongojados, eternamente lloran y
En esta casa se ostentan.

Ivette Mendoza