martes, 26 de enero de 2016

Espíritu santo


El día camina con el espíritu santo
La noche con su penumbra,
Ambas dan un esfuerzo tanto
Que cuando sollozan, alumbran.

Su verso es la delicia de estrella
Mas gotas de sangre amor
Cuando infunden menos dolor
E insuflan una rimada centella.

Qué se inspire su sierpe de oro
Qué se abra en la faz de la tierra
Qué se guarde como un tesoro
Qué perdone cuando se yerra.

Entonces se recostará a las flores
Palidecerá al no tener que hacer
Pero se dará a saber y entender
Ante ojos celosos y acusadores.

Ivette Mendoza