viernes, 8 de enero de 2016

Libérame del peso

Libérame del peso de la noche
Que con miedo me resguarda, no
Deseo perturbar su soledad porque
Evapora el camino que atravieso.

Hay sequía en esta nueva dimensión,
Lo único que nace es tristeza en el
Desierto de calamidades.

¡Déjame mis manos libres!
Es que este peso gravitacional me hace
Sentir agonizante al entrar por la
Puerta falsa donde todo el mundo
Rasga sus vestiduras.

Mi corazón aterriza en un aeropuerto
De contingencia y declarará en la
Aduana todas sus dudas ojalá no tenga
Que pagar exceso de equipaje.

Solo en este laberinto de locura mí
Cordura está segura y procura validar
Mi amargura.
 Ivette Mendoza