miércoles, 6 de enero de 2016

Por donde cae

Por dónde cae el prisionero,
En la cárcel de la carne
En el fuego de su sombra
A como quien delira
Con la muerte
Y se recuesta
En cada gota de su sangre.

Poco a poco
Su rostro se encoge
Abonando el precio
Que su alma le impuso
Dentro del acero
Y su primera y última palabra
Perdidas entre los pantanos.
Un fuerte estornudo
Hacia el cielo puede ser
Su salvación.
Ivette Mendoza