viernes, 15 de enero de 2016

Pulso acelerado

Pulso acelerado de esta reina atormentada,
Se me abre una arteria emocional que le da
Candela a la querencia de escribir poemas
De escarabajos y umbrales mordisqueados.

Recurre una revolución de pensamientos
Que en su locura me acrecienta y me contenta
Porque obedece a una ley fundamental donde el único
Canto agradable es el canto de la urraca.

Todo lo que pasa por mi corriente sanguínea arde,
Arde mi nostalgia, arden mis penas, pero cuando
Arde el amor, muere carbonizado.

Ahora que he vestido de supuesta rutina mi desnudez,  
No llevan sus afanosas preguntas de guardapolvo,
Solo un botón pegado al olvido.

Y tu amor convertido en ángel, te haré pecar
Haciéndote comer un pedazo de mi alma y
¡Caerás, caerás en mi zapateo enmohecido!
Ivette Mendoza