sábado, 20 de febrero de 2016

Árbol de mango

Un árbol de mango, luz de la tierra  
Delicia y sabor del tiempo
Extasiado en el horizonte de mis ojos,
Savia ambarina chorrea.

Apenas un trozo de mango
Apenas un árbol frondoso,
Eran mis labios de azúcar
Que se llevó el terremoto.

Caía el mango, caía
Y cuando en mis manos yo lo tenía
Sentía su piel transpirar de una manera
Frutal y gozosa era la vida.

Que claro recuerdo, recuerdo
Que linda ilusión se ha ido
Saborear y no saborear
La delicia se ha desvanecido,
Descansa en silencio.
Ivette Mendoza