martes, 9 de febrero de 2016

Cruje la puerta


Cruje la puerta junto al clavo
se come el esfuerzo del martillo.
Una redendija encuentra la luz
y se torna discreta,
de la puerta cuelga una cruz,
se nota con la puerta abierta.

El marco es prefabricado,
sabe que va acompañado,
la luna se ve al otro lado
le cuesta encender la noche
no quiere entender
que es un platinado serrucho
que puede aserruchar la maldad
con voracidad.
Ivette Mendoza