jueves, 25 de febrero de 2016

Jugueteo


Jugueteo de la vida
Sobre una barca curtida,
Profundo, las algas ciegas
Que jamás vieran las rocas.
Pasatiempo en cada abolladura del viento,
Se empina al deslizamiento de bahías,
Penetra al pensamiento menudo y
Suda por los dedos del agua.
La muchacha que adorna la costa.
El adolescente rostro fumando cigarrillos sin filtros.
Y en cada fumada, ajada,
Proyectando un paraíso clausurado en ruinas.
Se ignora lo que está enfrente,
Lo que está enfrente se ignora.
Ivette Mendoza

Gloria equivocada

Gloria equivocada de luz incierta,
En realidad no había nacido para
Ser luz y no hay motivo para
Explicar su esencia sola.

Era su vergel la lejanía, que se
Alimentaba de penumbras, más
Por el camino fingía ser victoria y
Se aferraba a la luz.
Se aferraba, se desprendía se
Aferraba y se volvía a desprender
Con su llama en convulsión, pero solo
Humo acontecía y fingía.

Nada pasaba en su inercia que
Explotaba en el aire quedando
El aire maldiciente, aparentando
Ser complaciente, luego se estrellaba
Contra la muralla a respirar su
Propio aliento viciado. 
Ivette Mendoza

Cómo el agua vierte

Cómo el agua vierte y va translúcida,
De vez en cuando es música, así recuerdo
Los umbrales emotivos en que he dormido,
En mi nombre permanente fluye ahora.

A veces entristece mi alma al ponerse
Un tanto insípida, con el
Dulzor de la fuente constelada se
Sienten las mañanas puras, las lunas llenas.
Y a cual más sabrosa de palabras un
Numen de laurel se agrega a menudo
Como un regalo de otoñó que busca
Su igualdad en el derretimiento de nieve.
Yo elijo lo alegre de su transparencia
Exacta, por eso en este vaso siempre el amor
Va diluido en agua fresca.
Ivette Mendoza