domingo, 21 de febrero de 2016

Por la noche

Por la noche  
Todos los corazones son pardos
 Pero su buena memoria se conserva al instante.
Entre la oscuridad y la luna
Se forma una sombra pasmada y solitaria
Como el agua que no conoce su dominio
Y  llevan el rostro de nadie.

En mis senos habita un río de rimas  
Ajustándose a un amor olvidado
Dentro del insomnio taciturno nocturno.

Duerme a mi lado un hombre de cuerpo azul
Que lleva el amanecer en sus ojos
Y con un efluvio en sus labios
Preña la aurora.

Yo soy el poema, si soy el poema,
El líquido girasol que atraviesa
Tu cuerpo intangible
Y se evapora en ti. 
Ivette Mendoza