miércoles, 2 de marzo de 2016

Astuta silla





Astuta silla


Si a la taimada silla que tiene un periscopio
de vista y sabe todo de la casa,
Astuta como un zorro viejo que pierde
El pelo pero no las mañas. Pero en ese
Rincón solitaria tiene algo de noble,
Mullida reconforta al paso de los años
Cuando me siento cansada a veces.

A tomado una forma humana, cuerpo
Esbelto, sentimental y llena de vida.
Y más aún conoce todos mis secretos,
Mis llantos y alegrías, grabándolo como
Una película sin pretérito.
Cuando se ponen los días nublados
Me gusta mecerme en ella y preciso mirar al
Cielo y es cuando más cavilo hacia delante,
Dejándome la vida llena de consuelo.
Algo maravilloso, jamás busca el chisme,
Todo lo que ve, oye y toca queda dentro de ella. 
Ivette Mendoza