martes, 15 de marzo de 2016

Hay un



Hay un


Hay:
Un cielo ardiente con auroras místicas
En las montañas nevadas.
Un mar que tu voz ilumina por donde nacen los peces
De colores y armonía exacta.
Una lágrima tan suave y dulce como la brisa que
Humecta los días tropicales y se esparce por siglos.
Un beso que se ha quedado solo esperando
Tus labios y tu suspirar.
Un vergel en tu mirada donde solo es primavera con
Su tercer ojo que lo entiende todo.
Una tierra que por la noche alarga el tiempo cuando
Tú y yo hacemos el amor.
Un correo electrónico al que pronto tengo que
Responder que me devolverá al ensueño.
Ivette Mendoza