miércoles, 9 de marzo de 2016

Pregunta



Pregunta


Como menguada deja su fuerza
La pregunta continua;
La llamo la entrometida y necia
Que insípida se diluye en mi instinto.

Incógnita vaselina debe resbalar sobre la piel,
Pregunta- ¿Por qué he de contestarte?
Toda felicidad o tristeza corre a cuenta mía
Porque fisgar mis pasos es un juego peligroso
Que puede debilitar los huesos tuyos que llevan
Ya sus zapatos desgastados.
 Ivette Mendoza