miércoles, 27 de abril de 2016

Ebriedad de deseos



Ebriedad de deseos, seriedad purgativa  
Sobre un reflejo migraña que engorda,
Enflaquece buscando pretextos.
Supone que va del ombligo a la cabeza.
De la cabeza a los pies mascando sus mundos,
Mundos gratos, ingratos que embrutecen,
Me azotan, a ti, a ellos, a todos, a nadie  
Al ideal que no se pudo plantar, plantígrado.
Yo jamás pedí que se plantara,
Mecanicé clemencia
Soy la misma clemencia
Soy el arrebato de la clemencia
Dentro de tanta carencia
Soy la crítica entre el papel y el ensayo
Para servirle al poema
Y para no servirle.
 Ivette Mendoza