jueves, 14 de abril de 2016

Lleva acero




Lleva acero


Lleva acero el esternón de mi alma
Aunque es de barro y aliento,
En el bosque de hadas una fuerza
Hidráulica me impulsa hasta las yemas
De mis dedos plumas que humecta
Vibrando la resequedad  de sus grietas.

Simiente engarzada en el agua cerca del
Itrio peñasco, devuelve la potestad
De mi voz. Acoge el cántaro el
Sueño sagrado, recoge sus frutos
Añiles que pasan por el puente
Inalámbrico.
Bajo la lluvia, lluvia. Sobre la bruma,
El jardín de mi cuerpo desnudo donde
Pulso el botón del portal de Nirvana.
Todo queda archivado en el pergamino
Rutilante del matriarcado divino.
Mujer, mujer soy hecha de las plegarias
A Dios, mientras amamante una luna
Con dos bocas, mi barro y mi aliento
Brota mujer.
Ivette Mendoza