jueves, 14 de abril de 2016

Nace móvil



Nace móvil


Nace móvil un lienzo halógeno,
Un fresco océano lo precipita
A la cueva mimosa que goza la  
Rosa rociada, la rosa, rosa oteada.
Estancia de un corazón de viento
Que haya ventura en su armadura,
Su realidad dulce. En el estero, sus
Ansias.

Tiembla, tiembla el gemido interno
Tiemblo en el reversible confín
Tiemblan las horas cuando se acerca
El fin; huella que deja en la aurora.

Como el Triángulo de las Bermudas,
Desaparece un buque de lágrimas,
Estático al fondo del mar, astral en
La superficie. Tragado en horas
Menguadas, por una tarántula- arrecife.

Me embarco en el destino clavado
Por pinos. Un puerto de sombras,
Un jilguero adivino que canta, canta
Y tiembla al cantar. Venía cansado.
Venía extasiado.
 Ivette Mendoza